T20/21 - LEB Oro - El Cáceres Patrimonio de la Humanidad sigue trabajando desde casa

04 de diciembre, 2020.


Mario Díaz Hellín, preparador físico del equipo, ha diseñado un plan de entrenamiento que los jugadores realizan en sus domicilios bajo su dirección por vía telemática y cuyo principal objetivo es mantener el nivel de condición física.


Los jugadores del primer equipo afrontan sus primeros días sin entrenamientos colectivos llevando a cabo en sus domicilios un estricto programa de actividad física diseñado por Mario Díaz Hellín, preparador físico de los verdinegros. El plan distribuye varias sesiones de acondicionamiento físico a lo largo de cada jornada, en las que se busca tanto mantener la condición física de los deportistas como trabajar de forma específica aquellos puntos a mejorar en cada uno de ellos.


Esta situación no es nueva para ninguna de las partes, ya que antes de dar comienzo la pretemporada oficial y empezar con los entrenamientos en el ‘Multiusos’, Mario Díaz ya se encargaba de dirigir de manera telemática la preparación que realizaban los jugadores desde fuera de Cáceres. En esta ocasión, el club ha puesto a disposición de los confinados material deportivo con el que poder llevar a cabo el plan de ejercicios.


Pero el reto es aún mayor en esta ocasión, ya que el equipo volverá a la competición después de más de tres semanas sin disputar un partido de su categoría. Afortunadamente, la disputa del XXVII Trofeo Cáceres Patrimonio de la Humanidad la pasada semana “ha permitido no perder del todo el ritmo de la competición”, señala el preparador físico del Cáceres.

El equipo mantendrá este sistema de trabajo a lo largo de los días que dure la cuarentena preventiva, a la espera de volver a los entrenamientos grupales en cuanto las condiciones lo permitan. Y es que en las próximas semanas el Cáceres vivirá un momento decisivo, enclavado a mitad de tabla y con igual número de victorias y derrotas. Además, es previsible que el equipo deba afrontar un elevado número de partidos consecutivos.


Mario Díaz ya plantea las características que tendrá la vuelta al trabajo: “vamos a intentar no sobrecargar a los jugadores, realizando entrenamientos más específicos, intensos y cortos”, explica el preparador físico, cuyo principal objetivo en la vuelta a la cancha es “estar más frescos, más rápidos y más explosivos”.